Nueve Grandes Mitos Sobre La Salud Mental

27 Oct 2016

Desmentimos nueve mitos sobre la salud mental

Uy, la salud mental… todos tenemos salud mental, ¿por qué casi nunca hablamos del tema? En Deja Las Etiquetas estamos convencidos de que hablar con frecuencia de la salud mental es tan importante como hablar de la salud física, y que no debería verse como algo negativo o que nos asusta, pues no hay razón para que así sea. Si pensamos en la forma en que se representa la salud mental en los medios, veremos claramente por qué a todos nos da algo de miedo. Piensa en cuántas películas de terror tienen lugar en un ‘manicomio’ o en la cantidad de veces que has oído las palabras ‘loco’ o ‘enfermo de la cabeza’ para descalificar a alguien. A continuación, nuestros especialistas abordan los mitos más comunes en torno al tema de la salud mental y los desmienten uno a uno, a la vez que te brindan más información.

1.) No hay tratamientos para los problemas de salud mental
Todos tenemos salud mental. Al igual que nuestra salud física, a veces se encuentra en perfecto estado y otras no está tan bien. Todos nos enfermamos y, por lo general, nos recuperamos. Pasa igual con la salud mental: la mayoría de los padecimientos pueden tratarse fácilmente si se cuenta con un adecuado apoyo emocional y, en ocasiones, medicamentoso. La depresión y la ansiedad, por ejemplo, pueden superarse con terapia emocional y terapia cognitiva conductual.

2.) Es imposible evitar los problemas de salud mental
En realidad, hasta cierto punto sí puedes evitar el deterioro de tu salud mental. Los hábitos sencillos, como cuidar tu alimentación y hacer ejercicio con regularidad, hacen un mundo de diferencia. De hecho, un reciente estudio publicado en la revista especializada Public Health Nutrition señala que los consumidores de comida rápida tienen 51% más probabilidad de desarrollar depresión que quienes no consumen este tipo de alimentos o lo hacen de vez en cuando. Si desea preservar tu salud mental, elimina o limita el consumo de hamburguesas, hot dogs y pizza, y reemplaza estas comidas por alternativas más saludables. Fuente.

3.) El tema de la salud mental no tiene nada que ver conmigo
Ahora mismo tienes un estado de salud mental. Tal vez te sientas feliz y súper bien, esa es tu salud mental en este momento, y la salud mental siempre formará parte de ti. Es probable que alguna vez sufras un trastorno de salud mental o esto le suceda a alguna persona cercana, ya que estos problemas son sorprendentemente comunes. De hecho, se calcula que una de cada cuatro personas sufrirá un trastorno de salud mental en algún momento de la vida.

4.) Si tengo un trastorno mental, me encerrarán en una institución
Sí, tal vez, si vivieras en el siglo XIX, porque en aquella época no se entendían bien estos padecimientos, pero no es nuestra sociedad moderna, donde hay más información sobre la salud mental. La principal razón por la que algunas personas son aisladas es porque representan un riesgo inmediato para sí mismas o para los demás, es decir, se les mantiene bajo observación a cargo de profesionales de la salud capacitados para ayudarles a mejorar. No es como lo ves en las películas de terror, prometido. Nadie te va a ‘encerrar’ si lo que sientes es ansiedad o tu ánimo está casi siempre decaído. Seamos claros: solo se interna a pocas personas y, en general, es porque se les considera peligrosas.

5.) La gente puede controlar su salud mental
Si nos ocupáramos de nuestra salud física de la misma manera en que concebimos nuestra salud mental estaríamos en un verdadero lío. Es común que a las personas con problemas de salud mental se les diga ‘ay, ya olvídalo’ o ‘échale ganas’. Es imposible que alguien con depresión simplemente lo olvide o le eche ganas. Eso es como decirle a alguien que se fracturó la pierna que ya se le pase y se ponga a caminar como si nada. Así no funciona.

6.) Si tengo un trastorno mental, lo tendré de por vida
Hay algunos indicios de que las personas que han sufrido un trastorno mental tienen más probabilidades de padecerlos a lo largo de la vida, pero no es algo definitivo. Más o menos 25% tendremos algún problema de salud mental en algún momento, pero eso no significa que lo sufriremos en adelante y para siempre. Significa que es una circunstancia que requiere de atención. Por ejemplo, la muerte de un ser querido puede causarnos depresión, pero no quiere decir que estaremos deprimidos el resto de la existencia, sino que estamos con el ánimo sumamente bajo y necesitamos apoyo para atravesar la situación.

7.) Los trastornos de salud mental requieren de medicamentos
Esto se define caso por caso. Algunas personas necesitan medicarse, otras no. El apoyo emocional y la terapia pueden hacer maravillas.

8.) Los trastornos de salud mental son una señal de debilidad
Este es, por mucho, uno de los mitos más dañinos. La principal causa de muerte entre los hombres jóvenes es el suicidio. ¿Por qué? Porque la sociedad les dice que no pueden hablar de lo que les pasa y que tienen que mostrarse física y emocionalmente ‘fuertes’ todo el tiempo. Se guardan lo que sienten y no hablan, una actitud que influye en los mayores índices de incidencia de trastornos mentales. Este mito equivale a decir que enfermarte de gripa es una señal de debilidad física cuando sabemos que a cualquiera le da gripa. Ojalá fuese tan sencillo como poder controlar tu salud mental, pero por desgracia nadie puede hacerlo.

9.) Tener un trastorno mental significa que no es posible tener una vida normal
La mayoría de la gente con un trastorno mental puede tener y tiene una vida normal si cuenta con el apoyo necesario. Algunas personas necesitan hacer modificaciones y ajustes para facilitar el proceso de recuperación, pero es raro que alguien no sea capaz de asumir la cotidianidad. Por ejemplo, alguien que sufre de ansiedad en entornos de interacción social puede desarrollar una tendencia a evitar situaciones sociales, pero parte de su tratamiento será aumentar gradualmente su participación en ese tipo de intercambios al incrementar el tiempo que pasan en espacios públicos.

Ya ves, aquí desmentimos los nueve mitos más comunes relacionados con la salud mental. Si sospechas estar sufriendo un trastorno de salud mental y aún no se lo cuentas a nadie, te recomendamos consultar a tu médico, conversar con alguien de tu familia o buscar ayuda terapéutica.

 

Nosotros recomendamos