Los Mejores 11 Consejos Para Salir Del Closet Si Eres Lesbiana, Gay O Bisexual

27 Oct 2016

LOS MEJORES 11 CONSEJOS PARA SALIR DEL CLOSET SI ERES LESBIANA, GAY O BISEXUAL

Sacar del closet tu identidad sexual como lesbiana, gay o bisexual puede ser difícil, no tiene caso decir lo contrario. Sin embargo, muchas personas han tenido una experiencia sumamente positiva al dar el paso y es común que se arrepientan de no haberlo hecho antes. No obstante, es fundamental que dediques un tiempo a ponderar tus circunstancias específicas al tomar la decisión de compartir con las personas más cercanas que eres lesbiana, gay o bisexual. No hay recetas para salir del closet. Tu seguridad y bienestar deben ser tu prioridad siempre.

LOS MEJORES 11 CONSEJOS PARA SALIR DEL CLOSET SI ERES LESBIANA, GAY O BISEXUAL

1. No te presiones. Cada quien sale del closet cuando considera que ha llegado el momento, no antes. Quizás sientas presión para contarle a las personas más cercanas que eres lesbiana, gay o bisexual antes de sentir que estás lista o listo. No lo hagas. Salir del closet es asunto tuyo y de nadie más. Si empiezas a pensar en darle gusto a los demás perderás de vista lo realmente importante: tu felicidad. Concentrarte en tu persona y en lo que para ti es relevante también acabará por hacer felices a quienes están más cerca de tu corazón.

2. No te etiquetes si no lo deseas. Tal vez te sientas lista o listo para salir del closet, pero no consideres que encajas en determinada ‘etiqueta’. Está muy bien usar palabras como lesbiana, gay y bisexual, pero tampoco sientas la obligación de identificarte así. Escucha a tu corazón y hazle caso. Si una etiqueta te ayuda y te hace sentir bien, adelante. Si no, ni te preocupes.

3. No pienses que tendrás que elegir entre tu fe y tu identidad sexual. En la mayoría de las religiones hay grupos de lesbianas, gays y bisexuales creyentes. Busca algún grupo en línea. Ser creyente y ser gay, lesbiana o bisexual pueden convivir sin problema alguno.

4. Lee las historias de otras personas que han salido del closet. Wikipedia tiene una lista de celebridades que han salido del closet con enlaces a sus biografías. La mayoría de quienes han salido del closet sintieron la misma ansiedad y los mismos miedos que tú. Enterarte de cómo les fue cuando atravesaron esa situación que hoy te agobia sin duda ayudará a tranquilizarte.

5. Cuéntaselo a una persona. Cuando te sientas lista o listo para salir del closet (solo tú sabrás que el momento ha llegado), no creas que tienes que contárselo a todo el mundo y de una vez, ¡no es una carrera! Elige a la persona en la más confías en todo el mundo: un amigo, una hermana, tu mamá, tu papá o un profesor o profesora. Una vez que te hayas abierto con esa primera persona todo parecerá infinitamente más fácil y claro. Seguramente has oído esto mil veces, pero hablar ayuda y ayuda muchísimo. Además, así contarás con alguien para platicar y pedirle consejos cuando decidas salir del closet con otras personas.

6. Olvida los estereotipos. Cuando empezaron a aparecer homosexuales en la televisión y otros medios se popularizaron estereotipos como el del hombre afeminado y la mujer masculina. Todavía hay gente convencida de que todos los gays y todas las lesbianas deben identificarse con ese estereotipo. Otras personas creen que los estereotipos han cambiado 180 grados y los gays deben ser musculosos y usar barba, mientras que las lesbianas deben tener largas melenas rubias y usar un montón de maquillaje. Lo cierto es que los estereotipos apestan, todos lo sabemos. Ser lesbiana, gay o bisexual no te define. Si eres afeminado, súper. Si eres masculina, perfecto. Si te gusta hacer ejercicio, bien por ti. Si prefieres ir al cine en lugar de salir a trotar, excelente. Crecer, madurar y descubrir tu identidad sexual tiene que ver con conocerte, descubrir tus gustos y tus aspiraciones. ¡Es un proceso emocionante!

7. La escuela o la universidad tendrán que protegerte. Todas las escuelas, institutos superiores, universidades e incluso espacios laborales tienen la obligación legal de garantizar que cada estudiante o miembro de su personal reciba un trato justo y tenga igual acceso a oportunidades. Muchas escuelas son conscientes de la importancia de que su personal esté capacitado para combatir la homofobia. Muchas incluso tienen grupos de estudiantes LGBTTTI que organizan reuniones y forjan amistades. Nunca debes sentir presión para sumarte a este tipo de grupos, pero no descartes la posibilidad de conocer a muchas otras personas que han vivido o están viviendo lo mismo que tú.

8. Piensa positivamente. Es muy fácil dejar que la ansiedad y el miedo de salir del closet sean los sentimientos predominantes. No obstante, ten presente que salir del closet es una de las experiencias más increíbles de tu vida. Por fin podrás habitarte plenamente y esa posibilidad CAMBIARÁ TU VIDA. Piensa en las mariposas en tu estómago como señal de emoción, no de nervios.

9. No vamos a negar que la experiencia de salir del closet ha sido negativa para algunas personas. Por eso es importante que, si ya te decidiste a hacerlo, te asegures de contar con una red de seguridad en caso de que la cosa no camine según tus planes. Hay espacios de apoyo a los que puedes recurrir si acabas sintiéndote perdido o sola.

10. Dale tiempo a la gente. A lo mejor te ha tomado años llegar a este punto de comodidad con tu identidad como lesbiana, gay o bisexual. Sin embargo, ten en cuenta que las personas que están por saberlo solo tendrán un segundo para mostrarte una reacción. Dales la oportunidad de digerir la noticia. Es probable que su sorpresa sea genuina. Recuerda que sorpresa y estupefacción no significan desaprobación. Quizás tengan muchas preguntas que hacerte, así que adelántate y prepárate para responderles. Es muy probable que necesiten de tu apoyo tanto como tú el suyo.

11. ¡Empieza a vivir! Te sorprenderá la libertad que sentirás una vez fuera del closet. Desde luego, la experiencia es única para cada persona y habrá momentos en que las cosas no serán como te gustaría. No olvides que estás haciendo lo mejor para ti: permitirte ser quien eres, quien siempre has sido… y eso significa que puedes empezar a vivir TU vida. Recuerda tener una red de seguridad al alcance por si no todo sale conforme lo planeado.

Nosotros recomendamos